La guerra y la angustia de la inmigración se cuela en los videojuegos