Los jugadores se quejan de molestias físicas provocadas por la Nintendo 3D