Uno de cada tres menores de 24 años se considera "adicto" al teléfono móvil