Las nuevas tecnologías y la pasión por el campo convierten el rural en un sector de futuro