Un operador gallego propone repartir la velocidad de subida que los usuarios no utilicen