Un prestigioso bloguero prevé que la "revolución web 2.0" del mundo árabe llegará a China