El autor del tiroteo estaba obsesionado con las historias de jóvenes asesinos