Los vientos huracanados, de hasta 120 kilómetros por hora en Canadá, provocan el derrumbe de esta gasolinera en Quebec