Anna, a Reverte: “Si de verdad me quieres, ayúdales”