El plan de Reverte: una bomba