Recio secuestra a la pitón