Enrique, ¿la única persona cuerda y cabal de Montepinar?