Izaskun, siempre pendiente de los 'cuquitos'