Marisa, a punto de morir en Montepinar