Los Cuquis huyen sin mirar atrás