Explosión: ¡Ay mai, la vieja maldita!