El suicidio de Vicente dio lugar al sueño extraordinario de Enrique