El ministro de Interior tiende una emboscada a los pitufos terroristas