El juego de la 'prostituta y el mayorista'