Enrique McMahón, a su yerno: “Fernando, ¿todavía estás aquí?”