Rosario: “Esta silla no sé qué tiene, pero es algo que traspasa el corazón y me coge la mano”