‘¡Llama a la comadrona!’, una lección del poder de la humildad