El reto más duro de Chris Pratt durante el rodaje de 'Jurassic World': ¡no sabía silbar!