Ainhoa, ¿celosa de Berta?