Assange, el rey de la pista