Final feliz para una cría de oso