Jesús Aguirre, cada vez peor