Isabel Sartorius se fue a Londres porque necesitaba alejarse de la presión mediática