Una moción de censura acaba con el sueño de Muñoz