Según la doctora de Manuel Mota, el diseñador no sufría depresión