Vero rechaza a Antonio, un sevillano con rasgos asiáticos, pese a la insistencia de su madre