Miriam Sánchez y Ángela Portero, tensión en la piscina