Andrea Huisgen y Javier Castillejo, un salto muy luchador