Colin Edwards, al suelo en la QP de Estoril