Márquez no quiere problemas y abre la puerta