La conexión Silva-Thiago brilla en el Calderón