Paz y José Ramón, un rosco muy reñido