Paz, ¡a una palabra de 848.000 euros!