Paz araña una vez más el bote millonario