Canco sabe cómo ser “torero”