Nerea Garmendia se deja llevar y convierte el pulsador en micrófono