La apuesta de Álex y Julián: “El que pierda se tiñe el pelo de amarillo"