Pablo ocupa de nuevo la silla azul