Álvaro se lleva su segundo rosco