'La que se avecina': Entramos por primera vez en la sala (re) creativa de los guionistas