Chayo se marca un 'merengue'