La cita más emotiva de la televisión