Jorge Javier : "Mi padre era de los que decía “yo prefiero un hijo muerto, a un hijo maricón”.