Declan tiene la venganza a su alcance