Una broma de Anabel Pantoja acaba en drama y con Lydia Lozano en la cuerda floja